viernes, 13 de agosto de 2010

LAS PLANTAS DISTRIBUIDORAS DE GAS




Por: Robert Cabrera

Tamboril.- 12 de agosto de 2010.- A raíz del incendio originado en la planta de distribución de gas licuado de petróleo, ubicada en el sector de El Jobo de este Municipio, cabe preguntar si será posible conseguir que las autoridades prohíban la construcción de estos negocios en las áreas urbanas de nuestro país.


            Años atrás estas plantas eran ubicadas en lugares apartados de las ciudades. Para ese entonces el gas denominado GLP, era usado únicamente para la cocina.

            Producto del aumento del precio de los combustibles derivados del petróleo, los choferes y conductores nacionales, han optado por utilizar el gas licuado de petróleo en sus vehículos.

            Se asegura que el 60% del parque vehicular dominicano trabaja con GLP, razón esta que obliga a que cada día sean más las plantas distribuidoras de Gas y que su ubicación sea en lugares de fácil acceso, no importando sea dentro de una zona poblada del área urbana de los pueblos.

            Ante esta realidad, es una utopía pensar que se remuevan las plantas existentes, así como el que se suspenda la otorgación de permisos para la instalación de estas en lugares poblados de los pueblos.

            A lo que debemos aspirar los dominicanos es a una supervisión estatal rígida y frecuente de estos establecimientos, para verificar si se está cumpliendo con las normas de seguridad exigidas por la ley, y de no ser así ordenar el cierre inmediato de las mismas hasta que solucionen el problema o el cierre definitivo de las que reincidan en la violación de las regulaciones establecidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada